[ad_1]

Resonancia magnética del cerebro.

La investigación de neuroimágenes utiliza escaneos para profundizar la comprensión del cerebro y sus enfermedades, pero ha tendido a centrarse en hombres de ascendencia europea.Crédito: iStock/Getty

Un instituto que tiene como objetivo mejorar la forma en que se aplican las políticas de igualdad y diversidad a la investigación del cerebro se ha puesto en marcha en el University College London. Los fundadores dicen que aunque las pautas de equidad, diversidad e inclusión (EDI) ahora son comunes en la investigación, no necesariamente conducen a los científicos a aplicar los valores a sus estudios y entornos de trabajo en la práctica.

Muchas universidades, revistas científicas y agencias de financiación tienen principios EDI, dice Aikaterini Fotopoulou, neuropsicóloga del University College London (UCL) y líder del Centro para la Investigación de la Igualdad en Ciencias del Cerebro (Centro ERB), que se inauguró el 19 de abril. “Pero eso no es lo mismo que saber hacer igualdad. La intención no es acción.”

Los investigadores y médicos del Centro ERB estudiarán cómo practicar mejor EDI en las ciencias del cerebro y la mente, desde aumentar la diversidad de los participantes del estudio hasta garantizar que el campo incluya científicos de una variedad de antecedentes y los respalde con políticas de EDI basadas en evidencia. sus carreras

“A menudo se piensa que los EDI son temas que se pueden discutir administrativamente sin, a menudo, utilizar el respaldo de la investigación, por lo que tener un centro de investigación dedicado a estos temas será un gran salto para el campo”, dice Mahmoud Maina, neurocientífico de la Universidad de Sussex en Brighton, Reino Unido.

muestreo inclusivo

Las desigualdades en el muestreo y el reclutamiento de participantes para la investigación del cerebro pueden, en última instancia, afectar el diagnóstico y el tratamiento, dice Fotopoulou. “Está bien documentado que los grupos minoritarios tienen peores resultados de salud mental y cerebral, pero están sistemáticamente subrepresentados en la investigación neurocientífica y de salud mental”.

Por ejemplo, la mayoría de los estudios sobre las enfermedades de Alzheimer y Parkinson involucran a participantes de ascendencia europea. “No podemos extrapolar los datos de los participantes europeos a las poblaciones africanas”, dice Wael Mohamed, médico neurocientífico de la Universidad Islámica Internacional de Malasia en Kuantan.

Y la investigación de neuroimágenes, que utiliza escáneres para investigar el cerebro y sus enfermedades, se lleva a cabo principalmente en hombres, bajo el supuesto de que los ciclos menstruales hacen que las mujeres sean sujetos de investigación menos confiables. Pero la investigación que prueba la consistencia de los hallazgos ha demostrado que los estudios en mujeres pueden ser más confiables que los de hombres, dice Fotopoulou. También persisten otros sesgos; por ejemplo, la investigación sobre los trastornos alimentarios a menudo excluye a los hombres. “Eso subrepresenta la realidad de los hombres en los trastornos alimentarios y afecta nuestra comprensión de la patología, tal vez incluso los mecanismos cerebrales”, dice Fotopoulou.

El centro, que ha sido financiado por una subvención anual inicial de £100.000 (US$125.000) de la UCL, tiene como objetivo desafiar dicha exclusión y fomentará la investigación sobre grupos subrepresentados. Sus científicos evaluarán las pautas actuales para el muestreo de investigación inclusivo y crearán un conjunto de mejores prácticas disponible gratuitamente para lograr la inclusión.

“Todavía tenemos un largo camino por recorrer”, dice Maina, quien ganó un premio 2022 para científicos que han promovido la igualdad en las ciencias del cerebro. Agrega que el centro deberá establecer colaboraciones con comunidades que están subrepresentadas en la ciencia para abordar preguntas relacionadas con las experiencias de los miembros y para informar la formulación de políticas. “Estas colaboraciones deben ser equitativas, donde la relación es beneficiosa para todos y mutuamente beneficiosa”.

comunidad de investigación

El Centro ERB también analizará la industria editorial. Un proyecto tiene como objetivo abordar la brecha entre las intenciones y las acciones en lo que respecta a las pautas EDI en las revistas de neurociencia, psicología y psiquiatría. En un estudio de 20221, Fotopoulou y sus colegas encontraron que el 91% de los editores de las 50 principales revistas de psicología estaban en América del Norte o Europa, y solo el 30% de los editores de las 50 principales revistas de neurociencia eran mujeres. “Si tienes más del mismo tipo de personas en un campo, es probable que tengas más del mismo tipo de ciencia”, dice Fotopoulou.

Los investigadores recopilarán y evaluarán las políticas de EDI en un esfuerzo por mejorar la diversidad de los consejos editoriales y de los revisores pares, y desarrollarán programas de capacitación para ayudar a los editores a producir contenido inclusivo y diverso.

Algunos proyectos examinarán las políticas de igualdad en las universidades. Un estudio está explorando si el género, el origen étnico y la edad han afectado la forma en que el personal de UCL experimenta el estrés relacionado con el trabajo durante la pandemia de COVID-19, y si las políticas diseñadas para apoyar el bienestar del personal son efectivas para todos los grupos.

Y tres psicólogos están estudiando cómo los estudiantes neurodivergentes de UCL se involucran con enfoques de enseñanza que combinan el aprendizaje en línea y en persona, con el objetivo de mejorar las pautas para las prácticas inclusivas.

En el futuro, los investigadores del Centro ERB también esperan mejorar los esquemas universitarios de equidad, como becas dirigidas a candidatos de diversos orígenes y capacitación general en diversidad, al rastrear con el tiempo si dichos programas son efectivos para todos los grupos.

El centro brinda la oportunidad de “abordar algunos desafíos sistémicos con los que los científicos del cerebro de todo el mundo han estado luchando a nivel institucional”, dice Rachael Dangarembizi, neurobióloga de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

[ad_2]

Source link

Feriaonline
Author: Feriaonline